31.Jul.2017

Durante años el petróleo fue la gran materia prima hallada en el agua. En este momento, el gigante de los diamantes De Beers encuentra algunas de sus gemas más valiosas en el lecho del océano Atlántico frente a la costa de Namibia.

12_07_2017-HOY_MIERCOLES_120717_-Economía6-E-195x300

Las está aspirando, literalmente, del fondo oceánico. El mayor productor de diamantes del mundo gastó US$157 millones en un buque de exploración de última generación que recorrerá 6.000 kilómetros cuadrados en busca de piedras preciosas, una superficie alrededor de un 65 por ciento mayor que Long Island. La filial Anglo American Plc explora el área en una empresa conjunta 50-50 con el Gobierno de Namibia.

El buque explorará el fondo marino y tomará muestras con el fin de identificar las áreas más rentables para los barcos encargados de aspirar los diamantes que luego son transportados en helicóptero hasta la orilla.
La inversión ayudará a la compañía a mantener una producción anual de al menos 1,2 millones de quilates durante los próximos 20 años, dijo el máximo responsable, Bruce Cleaver, en una entrevista.
Esas piedras son “muy importantes para nuestra diversidad global y para nuestros clientes que buscan diamantes de mayor valor”, dijo Cleaver.

Los diamantes de Namibia, arrastrados por el río Orange desde Sudáfrica durante millones de años y depositados en el océano, son clave para De Beers debido a su alta calidad. Si bien no son las más grandes, las gemas tienen pocos defectos cuando se fragmentan de piedras más grandes en su camino hacia el fondo del mar. Sólo sobreviven las fuertes y de buena calidad, dijo Cleaver.

El año pasado, la división namibiana de De Beers vendió sus diamantes a US$528 el quilate, mucho más que el promedio de US$187 por las piedras de toda la compañía y representaron un 13 por ciento de las ganancias totales.

Los empleados clasifican diamantes en bruto utilizando la luz del día para iluminar las gemas en el centro de procesamiento y valoración Namibian Diamond Trading Co. en Windhoek.

De Beers encuentra algunos de sus diamantes más valiosos en el fondo marino del Océano Atlántico. Un pulverizador de alta presión limpia la grava descartada sin diamantes que es devuelta al océano desde el buque minero Mafuta El tractor submarino gigante es bajado al océano desde la cubierta del Mafuta. El sector activo de la gigantesca plataforma de succión comienza su descenso hacia el fondo del océano. Un enorme tubo de succión extrae diamantes que contienen grava del fondo marino a bordo del Mafuta para su procesamiento. Se pueden levantar hasta 60 toneladas de sedimento cada hora.

Puedes leer el original en hoy.com.do

Deja una respuesta

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>