27.May.2019

 

Ninguna institución cumple trescientos años por casualidad. Quienes vaticinaban que los montes de piedad -el primero apareció en Madrid, en 1702, pero tienen su origen en la Italia de 1462- desaparecerían tras el auge que experimentaron durante los años más duros de la crisis se equivocaban. Con la recuperación del pulso económico han moderado su actividad, sí. Y algunos, como el de Liberbank, cuyos orígenes se remontan a 1880, han abandonado los canales tradicionales. Pero su intención es adaptarse a los nuevos tiempos y mantener un servicio que, defienden, nació «para combatir los abusos de los usureros y en defensa de las clases sociales más desfavorecidas». Para ello, han dado el salto a internet. En Oviedo, ya no hay salas llenas de postores ni mazos para escenificar la adjudicación de los lotes subastados. Las operaciones se realizan en la red.

 

Leer noticia completa aquí.

Deja una respuesta

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>