19.Jul.2017

En el mundo de la joyería, la apariencia de las piedras preciosas es quizás su característica más importante y por la cual adquieren gran valor. Sin embargo, la apariencia dependerá de la combinación de varios factores como el color, el brillo, la transparencia y sus propiedades ópticas. Aunque para resaltar estas cualidades y obtener el máximo valor, belleza y vida de una gema en bruto, esta requiere pasar por varios procesos, siendo el tallado uno de ellos. Descubra a continuación los principales tipos de tallas empleadas en la joyería:

 

 

Talla princesa: las gemas con este popular corte, exhiben generalmente 76 facetas o caras diminutas,que están colocadas a lo largo y ancho de la piedra. Se caracteriza por su forma cuadrada o rectangular con esquinas puntiagudas y por los efectos que produce es muy usada en piedras de color transparente.

Talla esmeralda: tiene como rasgos distintivos su forma rectangular y sus esquinas truncadas, además de contar con un aproximado de 50 facetas. Se usa generalmente en piedras coloreadas y debe su nombre al corte que clásicamente exhiben las esmeraldas.

Talla brillante: Aunque es un corte común para todo tipo de gemas, es sobre todo el más empleado para el diamante, pues permite reflejar su máximo brillo. Tiene forma parecida a la de un cono y muestra 58 facetas, o 57 si se le trunca la culata o vértice inferior.

Talla cabujón: el nombre de esta talla viene del antiguo vocablo francés caboche que significa cabeza. Se diferencia por su superficie perfectamente lisa, su forma redondeada que se asemeja a la parte superior del cráneo y por ser aplicado generalmente a gemas opacas.

Talla corazón: este tipo de talla brillante que simboliza el amor, se diferencia no solo por su distintiva forma de corazón sino también por sus 59 facetas, que irradian un gran brillo desde el centro de la gema hacia el exterior; por lo que se usa generalmente en la joyería de lujo.

Talla pera: por su forma estrecha, alargada y casi redonda también es conocida como talla lágrima. Este corte ofrece un exquisito juego de luces, siendo por ello generalmente usado en pendiente y colgantes, aunque también tiene como característica distintiva sus 56 facetas.

Talla baguette: esta talla debe su nombre, a un tipo tradicional de pan francés que tiene forma estrecha y alargada. Destacándose por un contorno rectangular en el que muestra 25 facetas, siendo ideal para piedras que en bruto tienen forma alagada como la turmalina.

Talla Marquesa: con un total de 55 facetas, esta talla muestra forma de ovalo alargado muy similar a una pelota de rugby, aunque también se asemeja a un barco de dos proas, por lo que igualmente es conocida como navette. Según la leyenda, la forma de esta talla se inspira en la forma de la boca de la Marquesa de Pompadour, amante más célebre de Luis XV de Francia.

En su estado natural las piedras preciosas pueden carecer de brillo, formas perfectas y además presentar imperfecciones. Pero gracias al tallado se puede transformar una piedra en bruto con estas características, en una piedra preciosa que nos entrega su belleza y brillo durante siglos.

Puedes leer el original en www.joya.life/blog

Deja una respuesta

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>